RAFA CORRECHER

Galileo

Es tan blanca la luz en este valle
y esta tan claro el cielo
que he visto algo asombroso, verdad pura
en esta noche de herejía.

El agua se detuvo en su equilibrio
y me alejó de su cuidado,
mi cuerpo era del aire,
perdido en el ápice de un reloj
gritaba
y entre la arena
mi voz era un principio sin constancia,
como un campo baldío
bajo la lluvia inerte de mi imagen.

Ahora,
apenas llega el sol hasta mi celda
y no olvido mi sueño,
la conciencia es un vértigo sin manos,
como esta herida en la que abjuro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO

JOSÉ EMILIO PACHECO