RAFA CORRECHER

Albada

Perdido, rompe el sol
la llave del instante
y arrastra
la arena de su génesis.

Sus gotas de ternura envenenada
congelan
esta breve parábola del vidrio y del espejo.



Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO

JOSÉ EMILIO PACHECO