RAFA CORRECHER

Ese chasquido fue el invierno,


la rama que se rompe en la conciencia

cuando madura un epitafio.



Porque no todo es como rastro

o pista de sucesos,

no es fácil explicar

con reglas de dudosa exactitud

vaivenes subjetivos

y savia sin origen.



Se trata

de injertos diferentes que no sangran,

partículas remotas forzando su volumen,



la carne de cañón en las ideas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO

JOSÉ EMILIO PACHECO