OSIP MANDELSTAM

Yo he regresado a mi ciudad, que conozco...


Yo he regresado a mi ciudad, que conozco
hasta las lágrimas,
hasta las venas, hasta las inflamadas glándulas
de los niños.

Tú regresaste también, así que bébete
aprisa
el aceite de los faros fluviales
de Leningrado.
Reconoce pronto el pequeño día decembrino,
cuando la yema se mezcla a la brea
funesta.

Petersburgo, todavía no quiero morir.
Tú tienes mis números telefónicos.

Petersburgo, yo aún tengo las direcciones
en las que podré hallar las voces de los muertos.

Vivo en la escalera falsa, y en la sien
me golpea profunda una campanilla agitada.

Y toda la noche, sin descanso, espero la visita anhelada
moviendo los grilletes de las puertas.

Comentarios

  1. Me ha cautivado desde la primera línea. Maravilloso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

DARÍO JARAMILLO AGUDELO

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO