MAHMUD DARWIX

HELENA PURA LLUVIA


Me encontré con Helena, era martes, 
las tres,
la hora del tedio inacabable,
pero el goteo de la lluvia
junto a una hembra como Helena
es un canto al viaje.


Llueve 
como la pura nostalgia... la nostalgia del cielo
por el cielo.
Llueve
como la más pura pena... el lamento del lobo
por su especie.


Llueve sobre los tejados resecos,
sobre los oros resecos de los iconos de la iglesia.
-¿A qué distancia de mí queda la tierra?
¿A qué distancia de ti queda el amor?,
le pregunta el forastero a Helena, la que vende pan
en una calle estrecha como sus medias.
-A una palabra, como mucho... Llueve.


Llueve con hambre de árboles...
Llueve con hambre de piedras...


Comentarios

  1. Llueve agua cristalina que mansa teje un suelo de verde alfombra..
    Qúe divinidad de poema,
    Un abrazo
    Y gracias por dejar ésta espléndida música del maestro Bacarisse

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO

JOSÉ EMILIO PACHECO