RAFA CORRECHER

AUTOBÚS

Pequeñas copas de licor
revolotean en tus ojos
como las mariposas ciegas;

Viajar, un autobús vacío,
único pasajero;
estar sólo
y bendecir
de nuevo los semáforos;
esas pausas de luz
son gestos simples,
como el de esa mujer
que examina en el coche
la blancura perfecta
en el esmalte de sus dientes.
Vivir así,
dos veces muerto,
exige grandes sacrificios
y un desembolso de capital
muy respetable.

Comentarios

  1. Querido Rafa: AUTOBÚS me ha parecido un poema sencillamente excelente. No me cabe duda de que te hallas entre los grandes. Un fuerte abrazo. Juan Luis Bedins

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO

JOSÉ EMILIO PACHECO