OMAR JAYYAM


Rubaiyyat

2

A nadie le ha sido prometido un mañana.
Mantén en la dicha tu alma nostálgica.
Bebe el vino en el claro de luna, mi amor, que la luna
brillará muchas noches sin volver a encontrarnos.

7

Mi razón de existencia ha volado en escasas horas.
Se deslizó como el agua en el río, como el viento en la estepa.
Hay dos días que jamás me perturbarán:
el que habrá de venir y el que se ha disipado.

11

Primero me dio el ser sin consultarme
y el hecho solo de existir me arrojó en el asombro.
Después me hace abandonar el mundo a disgusto
sin dejarme adivinar con qué intención me puso aquí abajo.

98

Levántate y llena tu copa, muchacho,
con un vino añejo. Mañana
buscarás sin jamás alcanzarla
esta brizna de ser que fue tuya en tu nada.




Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

DARÍO JARAMILLO AGUDELO

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO