MARK STRAND

LA MELANCOLÍA SOTERRADA DEL POETA


Un verano cuando todavía era joven se paró frente a la ventana y se preguntó adónde se  habrían ido aquellas mujeres que se sentaban junto al océano, observando y esperando algo que jamás llegaría, con el viento ligero sobre su piel enviando mechones de cabellos sueltos que les cruzaban los labios. ¿De qué estación del año habrían caído? ¿De qué idea de gracia se habían desviado? Hacía mucho que no las veía en su solitario esplendor, graves en su ociosidad, encarnando la triste historia de la esperanza abandonada. Éste fue el verano en que salió a la noche milagrosa, al mar de la oscuridad, como por primera vez, a emitir su propia luz, pero lo que emitió fue oscuridad, lo que encontró fue la noche.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

DARÍO JARAMILLO AGUDELO

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO