Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012

OMAR JAYYAM

Imagen
Rubaiyyat

2

A nadie le ha sido prometido un mañana.
Mantén en la dicha tu alma nostálgica.
Bebe el vino en el claro de luna, mi amor, que la luna
brillará muchas noches sin volver a encontrarnos.

7

Mi razón de existencia ha volado en escasas horas.
Se deslizó como el agua en el río, como el viento en la estepa.
Hay dos días que jamás me perturbarán:
el que habrá de venir y el que se ha disipado.

11

Primero me dio el ser sin consultarme
y el hecho solo de existir me arrojó en el asombro.
Después me hace abandonar el mundo a disgusto
sin dejarme adivinar con qué intención me puso aquí abajo.

98

Levántate y llena tu copa, muchacho,
con un vino añejo. Mañana
buscarás sin jamás alcanzarla
esta brizna de ser que fue tuya en tu nada.




JOSÉ WATANABE

Imagen
El trasnochado

Mientras mi mujer duerme
con sus dulces entrañas cerradas,
algunas noches
mi pene despierta.
Sólo estamos tú y yo, solos, le digo,
ella dormirá hasta mañana.
Mira alrededor. Una vena azul
cruza toda su tristeza.
Escucha la canción del deseo
que nunca tiene sentido.
Luego pregunta: ¿Otras?
El mundo se ha acabado,
ya no hay más mujeres, le digo.
Ninguna mentira lo derrota,
y porfía: ¿y los ángeles?
El cielo también se ha acabado,
y las sirenas
y todas las quimeras.
Entonces suspira, se emboza
y se queda dormido.


NICANOR PARRA

Imagen
Manifiesto

Señoras y señores
Esta es nuestra última palabra.
-Nuestra primera y última palabra-
Los poetas bajaron del Olimpo.

Para nuestros mayores
La poesía fue un objeto de lujo
Pero para nosotros
Es un artículo de primera necesidad:
No podemos vivir sin poesía.

A diferencia de nuestros mayores
-Y esto lo digo con todo respeto-
Nosotros sostenemos
Que el poeta no es un alquimista
El poeta es un hombre como todos
Un albañil que construye su muro:
Un constructor de puertas y ventanas.

Nosotros conversamos
En el lenguaje de todos los días
No creemos en signos cabalísticos.

Además una cosa:
El poeta está ahí
Para que el árbol no crezca torcido.

Este es nuestro lenguaje.
Nosotros denunciamos al poeta demiurgo
Al poeta Barata
Al poeta Ratón de Biblioteca.

Todo estos señores
-Y esto lo digo con mucho respeto-
Deben ser procesados y juzgados
Por construir castillos en el aire
Por malgastar el espacio y el tiempo
Redactando sonetos a la luna
Por agrupar palabras al azar
A la última moda de París.
Para nosotros no:
El pensamie…

ANTONIO CABRERA

Imagen
INVENTARIO MATINAL

Ahogándose en el humo
de los automatismos,
un resto de deseo de dormir.

La combustión de lo que hoy diré:
calor de la sintaxis.

Cierto argumento errado
a favor del placer de un desayuno
en soledad.

El enlace fortuito de recuerdos,
y su huella
como palabra lánguida
que no se ha completado y se evapora.

Aún la resonancia de la noche
contra el bulbo raquídeo.

Dudas
que palpan otras dudas: un tumulto
sin sitio a donde ir.

Los olores se estorban,
a punto de mezclarse.

En la piel de los brazos, helada, la baranda.

Y la mañana nítida,

y el cielo no mental,

y la flecha diaria de lo externo
vertiginosamente en mí.



JOSÉ ÁNGEL GARCÍA CABALLERO

Imagen
TEJADOS DE RASHOMON


A Ana Gorría


Una mentira
puede reconocerse en esta lluvia
constante y rectilínea
como la huella exacta
del temblor en tu mano.

No entiendo nada,
ya no se mira igual desde el recuerdo
de tu cuerpo tendido
sobre el viento que vuelve
a trazar mi paisaje.

Como madera,
todos mis pasos crujen en las sombras
de esta vida forzada
sobre el silencio opaco
de mis dudas secretas.

Mírame ahora,
en la derrota de mis viejos párpados
es el amor difícil,
pero regreso al bosque
donde perdí mis rastro.

VLADIMÍR HOLAN

Imagen
HAY

Hay destinos
donde lo que carece de temblor no es sólido.

Hay amores
en los que el mundo no te basta, falta un pasito.

Hay placeres
en los que te castigas por el arte, pues el arte es pecado.

Hay momentos de mutismo
en que la boca de la mujer hace pensar que el pudor es sólo
           cuestión de sexo.

Hay cabellos teñidos por un meteoro
donde es el diablo quien hace la raya.

Hay soledades
en las que miras sólo con un ojo y miras sólo sal.

Hay momentos de frío
en los que estrangulas palomas y te calientas con sus alas.

Hay momentos de gravedad
en los que sientes que has caído ya entre los que caen.

Hay silencios
que debes expresarlos tú, ¡precisamente tú!

(Traducción de Clara Janés)

RAFAEL COLOMA

Imagen
I.

A medida que acortas distancias con ese andén donde ya no cabe la posibilidad de enlazar con nuevos trenes, adviertes que tu compañero de andanzas -aquel que has fraguado en la fantasía de un espejo- se va desdibujando de la escena. Y te preguntas con quién  hablarás, con quién pasearas el día que ese pálpito de mercurio no sea más que un paisaje sin figura. (No será fácil estar condenado al perpetuo recuento de monedas fuera de curso. Ni al dormir junto al silencioso gesto de los años, sin lágrimas para lamentar la ausencia de las palabras que a tu suerte abandonaste).

II.

TODAVÍA siento el tirón de aquellos ojos en un instante que estaba prohibido decir no. Me pregunto si valió la pena emprender aquella expedición condenada a naufragar en las invernizas soledades de un bosque de lobos y caminos cortados. (En esta hora de estrellas boca abajo e instantáneas derrotadas, compruebo que a determinadas obsesiones siempre les queda un nombre).










RAFA CORRECHER

Imagen
DYLAN


Son siempre alrededores en mi paisaje; trazos.
Pregunto al jardinero  el nombre de esos árboles: -nunca recuerdo nombres ni ciudades.
El calor en la herida del verano está aquí, es la respuesta que se extingue
en mi pregunta y su corriente eléctrica enciende a las cigarras.

Mientras, ese pequeño péndulo
con plumas oscila sobre ladrillos que se agrietan en sus ojos.
Un cielo intermitente
y este fulgor nocturno, como una hoja de afeitar que acerca su cuchilla hasta los vasos, hace brillar algún secreto:
una manzana de luz se ahoga en mi garganta. 






LUIS MUÑOZ

Imagen
SIN TITULO
Viene la tarde igual que raspadura de limón. Con su tacto grumoso y su perfume como de amor reciente.
Sólo esto que sabes que es de ahora puede llegar a ti. Lo que tiene la tarde en su filo amarillo y en su temblor de fruta y aquello que se resta de la tarde.
Lo que incendia los vasos, la raya estremecida que bordea la casa,  que bordea la fuente de los sueños y la comida seca sobre el mantel de anoche y esa sustancia amarga, como de uva negra, que reclama a la luz un pacto oscuro.
La resta de otras tardes es la tarde. Lo que ninguna tuvo, la conjunción de humor y pelo y sal y encías, el ángulo de fe en cosas menudas, la sugestión de ayer, de hace un instante, tu brújula de afectos, el mapa desdoblado.
Miras la tarde y miras para adentro. Un cráter sumergido en un agua viscosa. En la reacción de cada cuerpo en ella, de cada objeto mínimo empapado en su jugo, está el mundo exterior.
Ésa es la tarde o eso es lo que importa de la tarde.
Más allá del ahora y sus esclusas todo es un barro. Un barro figurado o rev…

RAFA CORRECHER

Imagen
NUDOS

El sol en las afueras
es danza de dragones,
un sendero amarillo
que sólo esmalta alguna nube.

Y en esa pausa de luz
germina 
su historia verdadera en tu sudor.

Por eso, no malgastes
la compañía de los árboles,
palpa sus nudos
-los nudos del poema-
las sombras de sus ramas
-cicatrices de un brillo intermitente-
guardan cristales de ese sol
donde guardar nuestros regresos.