MIGUEL VEYRAT

VIAJE INFINITO A TEBAS

Descoso la herida de la frente
con las mismas manos
con que abrí el ocaso. Un pálido
flujo se mueve desde
dentro, filtra el leve
ademán que indica
el giro hacia la noche.
Por la brecha volando
sale un pájaro -cruza el mundo
y reposa sobre el frágil
muro en que cantaba
el destino. De la herida
cae rodando la sesera -como
un dios que agoniza
clausurando posible paraísos.
En este lugar ya sobraba
todo atisbo de razón.
Las brasas se asfixiaron.
El sol no existe. Allá a lo lejos
quedan floreciendo los naranjos.


Del poemario "Poniente" de Miguel Veyrat, publicado por Bartleby editores (2012) 


Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

DARÍO JARAMILLO AGUDELO

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO