RAFA CORRECHER

Febrero

a mi amigo Rafa Coloma


No soporto los días grises, incluso el mar parece más distante, más frío. Todo es, al final, una capa de claroscuro que viene de arriba, como si alguien bajase una persiana metálica hasta la arena.

Y, sin embargo, llega esta claridad vieja de las nubes donde sólo pueden orientarse las gaviotas.

Lo malo de todo esto, o lo bueno, según se mire el tinte de esta penumbra meditativa, es que se pueden descubrir secretos de uno mismo imposibles de apreciar a la luz del sol. 

Aunque, como dice un buen amigo, secretos hay en todas partes, hasta en febrero.


Comentarios

  1. Los días grises inducen a la meditación, a envolverte en una "manta" y disfrutar de ti mismo...pero eso sí, secretos hay en todas partes, hasta para ti mismo. Bs

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

DARÍO JARAMILLO AGUDELO

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO