RAFA CORRECHER


Sueño

a Jorge


Un día gris, sobre su nave,

Temístocles les dijo a sus guerreros

que no temieran a la muerte.


Entonces una ola chocó contra su barco

y los lanzó muy lejos,

más allá de las rocas.


Entre la espuma vio morir a muchos de sus hombres,

también sobre la playa los cadáveres

de aquellos

a los que tantas veces llevó hasta la victoria.


Sus ojos se cerraron y un sueño muy profundo

llegó con su cansancio:

siglos después algunos, muy jóvenes guerreros,

gritaban sus proclamas

frente a un mural de escudos transparentes,

bajo las lejas blancas

de una colina dócil,

tan familiar como la arena

que ahora se escapaba entre sus dedos.









Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

DARÍO JARAMILLO AGUDELO

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO