BIBIANA COLLADO CABRERA


SÍSTOLE
La nervadura atroz de esta ciudad
se me despliega
en la piel.
Bajo los soportales,
muecas desvencijadas.
Apuntalo las venas en la sangre
para no vaciarme,
a quemarropa,
en sus esquinas.
Al caminar noto una contracción
de carne en las entrañas.
La Habana es una sístole perpetua.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO

JOSÉ EMILIO PACHECO