martes, 26 de marzo de 2013

RAFA CORRECHER


Febrero en Tracia


a Zhivka Baltadzhieva


“Pero cuando los dioses cayeron de rodillas ante él,
 se asustó y les rogó que se levantaran”

Elías Canetti




El viento suena ahora diferente,

tal vez serán los dioses,

suplican y nos llaman en Tracia a la oración,

a este peregrinaje

mejilla con mejilla.



Hay rosas en los muros pero el viento nocturno

se llevará tus sueños, 

mi poder de invocarlos.


Un hombre reza y llora, no conoce

la luz tan germinal de estos prodigios.



También los dioses huyen con pesar,

aun brilla su fulgor

en las columnas rotas;

y esa luz va ganando

los años que no tengo, en ella se diluyen

los días que me quedan.



No hay comentarios:

Publicar un comentario