RAFA CORRECHER

XXXIX

Este peso esencial,
doloroso
pero también abierto a la alegría
pone nombre a las cosas.

Y el tiempo que nos queda
bajo su consistencia,
un hilo
desmembrado
de otro hilo-
es como un despertar de tempestades.

Su límite me embriaga
cuando cruzo
la orilla equivocada del silencio.






Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

DARÍO JARAMILLO AGUDELO

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO