miércoles, 9 de octubre de 2013

RAFA CORRECHER

XLI


 Tú eres presagio sin abrir
en el gesto enlutado de mi boca.

Una cerilla vuelta del revés,

apenas un espacio entre los libros.

Perdido en mi disfraz de reticencias
espero la derrota
o volver a nacer en tu cristal,

porque detrás de ti
esta ciudad tan solo es una nube,

lejas de barro que caminan
con reglas de dudosa exactitud,

extraños;

espejos, sin embargo,
que reflejan

el texto que ahora dictas en mi oído. 



3 comentarios:

  1. Me pregunto si la verdad no estará más en esos reflejos de espejos extraños que en la propia imagen dictada. O quizás sea que al unirlo todo se encuentre allí lo verdadero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota de esa interesante reflexión.

      Eliminar
  2. La mañana de los sábados la dedico a leer mis blog favoritos, entre los que te encuentras. Sabes, no he parado de leer textos tristes, de corazones rotos, de esperanzas ciegas. Y al llegar a ti .... que eras mi esperanza del día ... Acusaré al otoño, culpable de nuestra melancolía. Feliz fin de semana!! con una sonrisa.

    ResponderEliminar