lunes, 4 de noviembre de 2013

DEREK WALCOTT

EN OTRA PARTE


(Para Stephen Spender)

En algún lugar un caballo blanco galopa con sus crines al
aire
corcoveando en torno a un campo cuyos postes
están rodeados con alambre de espino, y los hombres
rompen piedras o reúnen las gavillas en almiares.

En algún lugar las mujeres están hartas del embozado sollozo del mar, ya que los esquifes de los pescadores
siguen haciéndose a la mar. Es azul como la paz.
En algún lugar están ahítos de historias de torturas.

En algún lugar hubo un arresto.
En algún lugar se recogió una pequeña cosecha
de cadáveres en un camión. Los soldados descansan
en algún lugar junto a la carretera, o fuman en un bosque.

En algún lugar ruge la ira en una conferencia
por una atrocidad. en algún lugar se arranca
una página, y de algún modo el follaje
no parece ya hojas, sino camuflaje.

En algún lugar hay un camarada,
un escritor que yace con los ojos muy abiertos
sobre el tictac de un colchón, que no leerá
esto, ni escribirá. ¿Cómo hacer una pluma?

Y henos aquí libres por algún tiempo, pero
en otro lugar, en una tercera, o una séptima parte
de este planeta, la sumaria culata de un fusil
revienta un cráneo introduciendo en él la idea de un paraíso

donde nada es gratis, donde el aire azul
es frágil como el papel, y todo aquello que escribamos
será sellado dos veces; una carta azul,
su garganta hendida por el abrecartas del estado.

Del otro lado de estos negros barrotes
miran rostros emaciados. Los dedos
se aferran a los travesaños de estas estrofas
y esto ocurre aquí, porque en otro lugar

sus miradas se difuminan en el olvido
tenuemente, como los números sin rostro
que nos desconciertan en la guía
telefónica. Como las masacres del año pasado.

El mundo está libre de culpa. El crimen más oscuro
es hacer de la conciencia una profesión,
sentir a través de nuestros propios nervios el grito silencioso
de las ramas del invierno, interpretar los prodigios como
signos.

Traducción de Antonio Resines y Herminia Bevia




No hay comentarios:

Publicar un comentario