MARK STRAND

HUNDE TU ROSTRO EN TUS MANOS

Porque hemos cruzado el río y el viento sólo ofrece un
remolino entumecido de frío y nos hemos adaptado
mansamente, sin esperar ya nada más que lo que nos 
ha sido dado, sin preguntar cómo es que llegamos a este
lugar, no nos importa que nada haya resultado como 
esperábamos. No hay manera de dispersar la niebla en la 
que vivimos, no hay manera de saber que hemos aguantado
un día más. La silenciosa nieve del pensamiento se derrite
antes de que pueda cuajar. Nadie tiene idea de dónde estamos. Las puertas a ninguna parte se multiplican y el presente queda tan lejos, tan profundamente lejos.


Traducción de Julio Trujillo





Comentarios

  1. Precioso, no conocía a éste poeta
    saludos

    ResponderEliminar
  2. El amor es la solución que sopla como viento del Norte y levantará la niebla.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO

JOSÉ EMILIO PACHECO