sábado, 23 de noviembre de 2013

RAFA CORRECHER

El camino de arena que seguían tus pies
todavía en mis ojos,

entrabas en el mar 
despacio,

despreocupadamente
me hacías señas desde lejos,

yo miraba las piedras que había recogido
de la orilla.

En esta habitación tan silenciosa
el reflejo del mar está en las piedras
que guardo en el jarrón.



2 comentarios:

  1. El reflejo del mar siempre, aunque no sea del todo azul.

    ResponderEliminar
  2. Perfecta elección musical. Evocadora de un texto lleno de imágenes sugerentes.

    ResponderEliminar