viernes, 20 de diciembre de 2013

ERNST MARIA RICHARD STADLER

Al alba

La silueta del cuerpo está oscura ante la turbia luz
de corridas persianas. Acostado, siento tu rostro vuelto hacia mí como una
          imagen de la eucaristía.
Cuando te desprendiste de mis brazos, tu susurrar "tengo que irme", sólo
          alcanzó los más lejanos portales de mi sueño.
Ahora veo tu mano como a través de un velo, cómo ligeramente pasa la blusa
          blanca por los pechos. Las medias,
ahora, después la falda, el pelo recogido. Ya eres otra mujer, una extraña
          ataviada para el mundo y el día.
Entreabro la puerta. Te beso. Te devuelves, mientras avanzas, un adiós. Y
          te alejas.
Acostado de nuevo oigo cómo se pierde tu pisada suave por el hueco de las
          escaleras,
vuelvo a estar encerrado en el aroma de tu cuerpo que, brotando de las
          almohadas, cálidamente invade mis sentidos.
Amanece aún más. Las cortinas ondulan. Un viento joven y un sol temprano
          quieren penetrar.
Se levantan los ruidos. Música del amanecer. Me duermo suavemente
          arrullado por sueños matutinos.



Traducción de Ernst Edmund Keil

"Tres poetas expresionistas alemanes" Ediciones Hiperión 1998


No hay comentarios:

Publicar un comentario