domingo, 31 de marzo de 2013

EMILIO PRADOS

Y mi silencio no ha sido una crueldad

Y mi silencio no ha sido una crueldad que se perdía oculta entre mis ropas
Yo no sé predecir
La luz únicamente más allá de mí mismo
Todo lo conocía
Conocía el mar y esos cuerpos desnudos
Pero me devoraba la sangre entre las manos
Pedir perdón sería recordar un poema
Y si yo escribo es únicamente porque no sé si he muerto
Tan lejos
La emancipación de nuestros sentidos está en recuperar la palabra
A B C D nos referían nuestras antiguas historias


jueves, 28 de marzo de 2013

FEDERICO GARCÍA LORCA

Intermedio

Aquellos ojos míos de mil novecientos diez
no vieron enterrar a los muertos,
ni la feria de ceniza del que llora por la madrugada,
ni el corazón que tiembla arrinconado como un caballito de mar.

Aquellos ojos míos de mil novecientos diez
vieron la blanca pared donde orinaban las niñas,
el hocico del toro, la seta venenosa
y una luna incomprensible que iluminaba por los rincones
los pedazos de limón seco bajo el negro duro de las botellas.

Aquellos ojos míos en el cuello de la jaca,
en el seno traspasado de Santa Rosa dormida,
en los tejados del amor, con gemidos y frescas manos,
en un jardín donde los gatos se comían a las ranas.

Desván donde el polvo viejo congrega estatuas y musgos,
cajas que guardan silencio de cangrejos devorados
en el sitio donde el sueño tropezaba con su realidad.
Allí mis pequeños ojos.

No preguntarme nada. He visto que las cosas
cuando buscan su curso encuentran su vacío.
Hay un dolor de huecos por el aire sin gente
y en mis ojos criaturas vestidas ¡sin desnudo!

Nueva York, agosto 1929




martes, 26 de marzo de 2013

RAFA CORRECHER


Febrero en Tracia


a Zhivka Baltadzhieva


“Pero cuando los dioses cayeron de rodillas ante él,
 se asustó y les rogó que se levantaran”

Elías Canetti




El viento suena ahora diferente,

tal vez serán los dioses,

suplican y nos llaman en Tracia a la oración,

a este peregrinaje

mejilla con mejilla.



Hay rosas en los muros pero el viento nocturno

se llevará tus sueños, 

mi poder de invocarlos.


Un hombre reza y llora, no conoce

la luz tan germinal de estos prodigios.



También los dioses huyen con pesar,

aun brilla su fulgor

en las columnas rotas;

y esa luz va ganando

los años que no tengo, en ella se diluyen

los días que me quedan.



domingo, 17 de marzo de 2013

RAFA CORRECHER


Monosílabos.


a Migue


Hoy pones en tus labios

apenas cuatro letras;

un pequeño raudal que se malogra

en las brasas del aire.



Son ojos que te miran impacientes,

como una lluvia negra entre palabras.



Nunca te dejan libre;

trazan el laberinto de tus sueños

porque su brevedad levanta muros.



Diluyen esa sal

que encuentras en el agua del lenguaje

y no tiene retorno.



Nunca conocerán

las lágrimas de Ulises

ni el rostro demacrado de Penélope.


ROBERT GRAVES

EL PAÍS SECRETO

Toda mujer regia en verdad posee

un país secreto, más real para ella
que este pálido mundo exterior:

la casa ya en silencio, a medianoche,

aparta aguja o libro
y lo visita sin ser vista.

Cerrando los ojos, improvisa

una verja de hierro entre abedules:
salta la barrera, toma posesión.

Luego corre o vuela, o bien cabalga

un caballo que trota a recibirla,
y viaja adonde quiera;

sabe hacer que la hierba crezca,

que el lirio se entreabra a su mirada
y que los peces coman de su mano;

ha fundado aldeas, plantado bosques

y vaciado valles para que arroyos corran
fríos a una bahía sin salida al mar.

Nunca osé preguntar a mi amor

por el gobierno de su reino
ni por su geografía,
ni la he seguido entre esos abedules,
escalando esa verja
para espiarla en la niebla.

Y aun así, me ha prometido, cuando muera,

un pabellón al pie de su palacio
en un calvero liso en la espesura,
donde crece la genciana y el alhelí
y que a veces podemos encontrarnos.



viernes, 15 de marzo de 2013

HENRIK NORDBRANDT


Cortaste una rosa

Cortaste una rosa mientras yo dormía
y la pusiste en el vaso de mi mesilla
encima de una carta de despedida.
Tiré la rosa en una barca de remos
y dejé que se la llevase la corriente
allí desapareció bajo los sauces llorones
en un lugar donde el río formaba un meandro.
La barca se llevó la rosa.
La corriente se llevó la barca.
El río se llevó el puente
donde las mujeres se paseaban por la tarde
cuando el sol teñía de rojo al río.
A ti se te llevó el puente.
La barca era de un verde sucio
vieja, estaba llena de agua, medio podrida
y se llamaba Amalie II. 

Y así pasan las cosas, yo ahora vivo
solo, en una habitación rosa, en un paisaje azul
y añoro con la misma fuerza
eso que hay detrás de las montañas brumosas
y eso que se esconde de sí mismo
dentro de mí
entre las palabras de tu carta.

Existir es saber.
Viajar es sufrir.
Lo primero no lo quiero.
Lo segundo es superior a mis fuerzas.




Traducción de Francisco Uriz






ALEJANDRA PIZARNIK


Mucho más allá

¿ Y si nos vamos anticipando
de sonrisa en sonrisa
hasta la última esperanza?

¿Y qué?
¿Y qué me das a mí,
a mí que he perdido mi nombre,
el nombre que me era dulce sustancia
en épocas remotas, cuando yo no era yo
sino una niña engañada por su sangre?

¿A qué , a qué
este deshacerme, este desangrarme,
este desplumarme, este desequilibrarme
si mi realidad retrocede
como empujada por una ametralladora
y de pronto se lanza a correr,
aunque igual la alcanzan,
hasta que cae a mis pies como un ave muerta?
Quisiera hablar de la vida.
Pues esto es la vida,
este aullido, este clavarse las uñas
en el pecho, este arrancarse
la cabellera a puñados , este escupirse
a los propios ojos, sólo por decir,
sólo por ver si se puede decir:
"¿es que yo soy? ¿ verdad que sí ?
¿no es verdad que yo existo
y no soy la pesadilla de una bestia?".

Y con las manos embarradas
golpeamos a las puertas del amor.
Y con la conciencia cubierta
de sucios y hermosos velos,
pedimos por Dios.
Y con las sienes restallantes
de imbécil soberbia
tomamos de la cintura a la vida
y pateamos de soslayo a la muerte.

Pues esto es lo que hacemos.
Nos anticipamos de sonrisa en sonrisa
hasta la última esperanza.



 


lunes, 11 de marzo de 2013

ANASTASIA KONTRATEVIDI


FIRMA SIN NOMBRE

Lo he vuelto a hacer:
he puesto mi piel sobre la acera
un día como el de cualquier julio,
la he envuelto de calor y de polvo
y todavía no he parpadeado.

He observado las gotas de sudor
caer sobre el corazón de los hombres
y las he llenado de luz justa
para que parezcan agua.

Todos los perfiles siempre son
el mismo perfil que corre
esquivando extremidades inútiles.
En vez de mirarlos a ellos
he puesto mi piel sobre la acera
como el pago por la mercancía
y he vuelto

a recordar que tengo un nombre
y que no se rinde.



domingo, 10 de marzo de 2013

IVAN BRULL PONS

EIXIR AL CARRER

Obris la porta del carrer
i l'escaló que et resta per baixar
et sembla un trampolí que pot llançarte
enmig del pèlag.
El carrer, excessiu,
a penes et diu res.
Opac, va cabdellant-se en un autisme
que és un món acabat que no s'acaba.
Vida no hi-ha, i el moviment potser
és un atzar de cèl-lules a prova,
un luxe de la calentor atòmica
agrupada i resolta a madurar prodigis.
És quan baixe al carrer que me n'adone.
No he descendit de l'angel, m'he quedat 
pres del seu vel. Podría dir que visc
de l'aire, de la glòria.

Del Poemario de Iván Brull "Guia de perduts" editado por Germania editorial


miércoles, 6 de marzo de 2013

BIBIANA COLLADO CABRERA


SÍSTOLE
La nervadura atroz de esta ciudad
se me despliega
en la piel.
Bajo los soportales,
muecas desvencijadas.
Apuntalo las venas en la sangre
para no vaciarme,
a quemarropa,
en sus esquinas.
Al caminar noto una contracción
de carne en las entrañas.
La Habana es una sístole perpetua.


lunes, 4 de marzo de 2013

POESIA EN PRIMADO




Día 5, martes 20,30 horas, en la Libreria Primado, (Avenida Primado Reig, 102 de Valencia) recital poético a cargo de Begonya Pozo, Bibiana Collado y Lorena Cayuela.



viernes, 1 de marzo de 2013

CÉSAR SIMÓN

Quien celebra los días
no los celebra.
Quien levanta la copa
nada ofrece.
(Abrir una ventana y desnudarse
es más que trascendente.
Amar es tenebroso;
acariciar, oscuro;
pero quien acaricia lo comprende).
Nunca he brindado por la vida; soy la vida;
por lo tanto, la vivo plenamente.

¿He buscado la vida sin hallarla?
¿Estuvo en cada instante?
¿La conocí a través de la pereza
y de la dispersión,
del ocio sin placeres y del tedio?
La conocí y la fui tan plenamente
que no he necesitado celebrarla.
Por haberla perdido y malogrado,
por eso fui la vida sin saberlo.
Quien no contempla el mar no lo comprende.