MARTINE BRODA

colocado ahí. más
allá de ese límite más
allá.
ya no se sufre.

lo entrego a dispersión.
al olvido del mar.

cuerpo descosido de ti.
salado hasta el goce
desierto


* * * 

como un jardín de
cristal. en el instante
que aúlla. sin comprender.
en la mano.

en torno a una cosa dulce
y carne.

el crimen (ojos de esmalte)
respira a los pies de una
silla.


* * * 

contra el ángel

pensar en ello
no puedo
sin morir
de un destello de alegría

sin morir de alegría
al instante

momento de nacer
alta
fusión


* * *

cuando el cuerpo ya vacío

de haber llorado el día
de haber llorado la dicha

(gavilla de angustia)

de rastrojo aureolado
cruzamos

la mirada azul que hace gozar


* * * 
estallando inmóvil. sin memoria ni.

el gris encuentra
una historia. se esfuma
en el sueño de las piedras

con tal que se calle
abrumado de huesos blanqueados.

que sea yacente y pesado.


* * *

estás gris, casi extenuada,
tendida sobre el arenal, al lado del espectáculo del mundo

estás ciega y vista desde todas partes
resbalan lágrimas que no te pertenecen


* * * 
me adhiero a ti.

el infierno que aúlla en los pliegues
trae de nuevo el gozo que horada
desprende de las ajadas ropas
un ser aligerado

de dolor


Del libro "Deslumbramientos" , (Editorial Linteo,  2009) traducción de Miguel Veyrat.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO

JOSÉ EMILIO PACHECO