EDITH SÖDERGRAN

LA TIERRA QUE NO ES


Anhelo la tierra que no es,
porque estoy cansada de anhelar las cosas que son.
La luna me habla en runas de plata
sobre la tierra que no es.
La tierra donde todos nuestros deseos se cumplen maravillosamente,
la tierra donde caen todas nuestras cadenas,
la tierra donde se refresca nuestra frente herida
al rocío de la luna.
Mi vida es una cálida ilusión.
Pero he hallado una cosa, he conquistado realmente una cosa:
el camino que conduce a la tierra que no es.
En la tierra que no es
está mi amado con su resplandeciente corona.

¿Quién es mi amado? La noche es oscura
y el temblor de las estrellas me responde.
¿Quién es mi amado?, ¿cuál es su nombre?
Los cielos se comban más y más altos
y un niño humano se ahoga en interminables nieblas
sin encontrar respuesta.
Pero un niño humano no es otra cosa que certidumbre,
y alarga sus brazos, más altos que todos los cielos.
Y llega una respuesta:
Yo soy el que tú amas, el que amarás siempre.

Traducción: Jesús Pardo


Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO

JOSÉ EMILIO PACHECO