RAÚL ZURITA

Tres escenas sudamericanas

I

Cerrándome con el ácido a la vista del
cielo azul de esta nueva tierra sí
claro: a la gloria de aquel que todo mueve
Así, tirándome cegado por todo el
líquido contra mis propios ojos esas
vitrinadas; así quise comenzar el Paraíso

II

Con mis ojos miraba los tuyos y tú 
por mis ojos
sabías cosas de mí
Por los ojos nos entendíamos a la 
distancia
y antes que dijésemos cualquier palabra
yo ya conocía lo que tú pensabas
y tú por mis ojos también

Y esto íbamos recordando
y nuestros gemidos estremecían las paredes

III

Pero no; arrojados sobre la hierba todavía
parecían estremecerse
y sus dedos aún señalaban hacia la aldea
como si la viesen
Sin embargo, inmóviles, sólo sus camisas
se agitaban bajo el viento que pasa:
tus ojos que pasan
son el esplendor del viento sobre la hierba



Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO

JOSÉ EMILIO PACHECO