viernes, 31 de julio de 2015

GUILLERMO SUCRE

Escribo con palabras que tienen sombra pero no da sombra

Escribo con palabras que tienen sombra pero no dan sombra
apenas empiezo esta página la va quemando el insomnio
no las palabras sino lo que consuman es lo que va ocupando la
realidad-
el lugar sin lugar
la agonía el juego la ilusión de estar en el mundo

la ilusión no es lo que hace la realidad sino la ráfaga escindida-
simulacros donde ocurren las ceremonias intercambios del fulgor
del vacío del deseo

ya no hay sitio para la escritura porque ella es el sitio mismo-
de lo que se borra
no descubrimos el mundo lo describimos en su terca elusión

ya no volveré al mar pero el mar vive en esa ausencia que es el
mar cuando la palabra lo dice
y se derrama sobre la página como una mano
ya no estaré en el bosque sino en la hoja que escribo y entreveo
su ramaje pasa el viento
ya no habrá más verano sino ese sol que devora a la memoria
y viene la gran noche de la arena que cubre los ojos y sólo
podemos leer lo que no estaba escrito







1 comentario:

  1. ¡Dolor existencial! Ahora en verano, el mar son olas juntas y peleonas que sentimos al zambullirnos, como un bálsamo, si no nos pican las medusas. Ver el mar desde dentro y no sufrir su ausencia, es señal de vida para mi. Este triste post ya es pasado y sombra. Eso sucede también en la inmensidad de la red... Una especie de muerte rápida de lo leido... Feliz agosto y disfruta de lo bueno del verano azul, Rafael.

    ResponderEliminar