BLAS MUÑOZ PIZARRO

XIX

En un acto sencillo
de soledad sin daño
hundes la uña en la corteza
     de la vida,

y aspiras
el perfume que asciende
de la carne desnuda.

Qué dulzura solar para tu boca:

     la del niño de entonces,
ladronzuelo menudo en las mañanas
de huerto y mandarinas,

     y la del hombre
que aún tiene,
entre sueños y olvidos,
este recuerdo
agridulce en la mano
y el aroma sutil
                            de la esperanza.





de "En la desposesión" Premio "Flor de Jara"de Poesía 2012

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO

JOSÉ EMILIO PACHECO