BLAS MUÑOZ PIZARRO

XIX

En un acto sencillo
de soledad sin daño
hundes la uña en la corteza
     de la vida,

y aspiras
el perfume que asciende
de la carne desnuda.

Qué dulzura solar para tu boca:

     la del niño de entonces,
ladronzuelo menudo en las mañanas
de huerto y mandarinas,

     y la del hombre
que aún tiene,
entre sueños y olvidos,
este recuerdo
agridulce en la mano
y el aroma sutil
                            de la esperanza.





de "En la desposesión" Premio "Flor de Jara"de Poesía 2012

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

DARÍO JARAMILLO AGUDELO

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO