lunes, 9 de noviembre de 2015

AMOS OZ

Es duro

Abre los ojos con las primeras luces. Las cadenas montañosas
parecen una mujer robusta y tranquila
durmiendo de lado después de una noche de amor.
Una suave brisa, satisfecha de sí misma,
mueve la tela de su tienda.
La hincha, la agita, como un vientre cálido. Sube y baja.

Con la punta de la lengua toca ahora
el hueco de la palma de su mano izquierda,
el punto más interno de la palma. Le da la sensación
de estar tocando un pezón suave, duro.



De "El mismo mar" pag. 25
Ediciones Siruela 1999
Traducción de Raquel García Lozano


No hay comentarios:

Publicar un comentario