PIER PAOLO PASOLINI

Balada del suicidio

¡Piedad, piedad! 
Vosotros me queréis 
muerta y enterrada: 
sin voz, 
sin gestos, 
sin rostro, 
sin vida... 
que no regrese 
decís vosotros – nunca más 
la locura que ella fue, 
aquí ¡entre nosotros! 
¡Piedad, piedad! 
Gente feliz 
vosotros me esperáis: 
ahorcada, 
ahogada, 
incendiada, 
destrozada... 
¿Qué hace ahí 
decís vosotros – si da 
sólo rabia, y lo sabe, 
aquí entre nosotros? 

¡Piedad, piedad! 
Gente de bien, 
vosotros me teméis: 
en mi amor, 
en mi vicio, 
en mi ardor, 
en mi odio... 
¿Por qué vive 
-decís vosotros – aquí abajo 
pecadora y tabú, 
aquí entre nosotros? 

¡Piedad piedad! 
Gente normal, 
me condenáis: 
a temblar, 
a odiar, 
a ocultarme, 
a desaparecer... 
El que es diferente 
decís vosotros – no puede 
quedarse ni un poco 
¡aquí entre nosotros! 

¡Piedad, piedad! 
Gente en el poder, 
vosotros me amenazáis: 
con la detención, 
con la celda, 
con la picota, 
con la hoguera... 
La pasión 
- decís vosotros- no da 
más que molestias y ansiedad 
¡aquí entre nosotros! 

¡Piedad, piedad! 
Parecía eterno 
mi destino: 
de hablar, 
de cantar, 
de gozar, 
de pecar... 
Pero sí, pero ¡sí! 
Para mi se acabó, 
quedáos tranquilos... 
Entro en la sombra, 
os dejo el mundo... 



Comentarios

  1. No sé decírtelo con palabras técnicas.Me ha gustado mucho.He sentido tus vísceras romperse y eso me llega.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

DARÍO JARAMILLO AGUDELO

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO