Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

ANDRÉS NAVARRO

Imagen
DEL ANONIMATO

I.

Misa de ocho en provincias, los feligreses
ordenadamente cooperan. El sol da en las lunas
de los escaparates y un palmípedo
paraguas
curva el viento que inclina las palmeras hacia el Sur.

El alumbrado: mi sombra natural,
mi sombra eléctrica. Es la hora buena.

En una reunión de pocas personas
tarareo la fiebre como una enferma
de Bergman: tranquilícese, el vértigo es normal...

Un flash. Un tejido que ondea. Jardineras
con prímulas. Ahora las estudiantes
me miran
con buenos ojos
para ser dibujados por un aprendiz
de tragasables... ¿Son 

los mentideros del alma
inteligencia?

He hablado mucho y mal, aunque traigo
la tos memorizada, las manos frías,
el corazón contento
y babas de madera de tabaco
por todas partes.


II.

Observo al público cambiar
el aire de lugar con un aplauso.

Soy entre ellos un embrión
de gusano estético, un niño a punto
de levantar un objeto demasiado grande
o de entrar en sus vidas como un aerolito
y cantarles
sus hazañas
dentro. Vuestro podio es confortable
pero no necesito saber con pr…

SHARON OLDS

Imagen
EL OJO

Mi malvado abuelo no nos alimentaba.
Nos apagaba la luz cuando queríamos leer.
Se sentaba en el cuarto invisible solo
frente a la chimenea, y bebía. Murió
cuanto tenía yo siete años, y la yaya nunca se había
aliado con nadie en su contra,
la luz de la llama sobre su rostro frío y sanguíneo
aumentaba el reflejo en el ojo de cristal.
Hoy pensé en ese ojo de cristal,
y cómo por las noches en la cama de matrimonio
dormía de cara a su esposa, y cómo el hueco
inane, donde había estado el ojo, se abría
hacia ella en la almohada, y cómo yo soy
una fracción de él, un hombre brutal con un
agujero por ojo, y una fracción de ella,
una mujer incapaz de proteger a nadie. Soy el
sexo de ellos, también, su hijo, su cama, y
la trampilla de la bodega debajo de su
cama con cubas de manzanas nuevas, y 
en algún lugar en mí también está el sendero
que baja hasta el arroyo y brilla en la oscuridad, una
forma de salir de allí.


de "Los muertos y los vivos" Bartleby Editores 2006




RAFA CORRECHER

Imagen
MaltratoHay sangre todavía debajo de una lágrima,
ladrillos que se agrietan por los golpes,
espacios desplazándose que acotan un camino de regreso,
peldaños iniciales,
ciudad reconstruida de peces y derrotas.




FRANCISCO GÁLVEZ

Imagen
El paseante

1
Salir de mí,
ir hacia los otros,
amanece y el aire aún es limpio,
sencillamente fresco.
Conforme avanzo el sol
se deja notar más,
no interviene en mi camino,
pero está ahí, entre mis pasos:

voy hacia los otros,
dejo atrás la música primera
de los pájaros,
y se incorporan señales
de un mundo elegido
y al mismo tiempo rehusado;

no llego a conclusiones,
no dejo hacer al pensamiento,
no niego, separo
el interior del exterior,
elijo la ola y la espuma,
el tono de ruido,
el momento del viento;

ahora que estoy afuera
pero voy por dentro.
De "El paseante" Hiperión. Madrid, 2005

ROSARIO RARO LÓPEZ

Imagen
Carretera da Boca do Inferno
Cuando Antero Guimaraes rondaba los cincuenta años se aficionó al esoterismo. Esta curiosidad súbita le hizo el favor ingente de sacarlo un poco de sí mismo y aligerarle la rutina cotidiana de su trabajo en el Servicio Nacional de Aduanas de Portugal. Él mismo, sin la colaboración de ninguna escuela ni mentor, se otorgó el título de doctor en Astrología. Lo grabó en una placa dorada que colocó a la entrada del portal de su edificio y se sentó a esperar.
Al principio, dibujar las cartas astrales de sus amores imposibles o inventarles una vida sobre el tarot a sus vecinos fue sólo un juego, una distracción sin mayor trascendencia salvo que le hizo reparar en los otros; en las vidas de alrededor, tan pequeñas como la suya. Observaba sus reacciones y biografías con la avidez de un entomólogo. Y sus tardes ya no estaban vacías sino compartidas entre cafés. Escuchaba los deseos de los demás e intentaba convertirlos en realidades mediante la orientación de su cienc…