miércoles, 23 de marzo de 2016

CHARLES WRIGHT

Notas equivocadas

Dar vida al cielo de la noche,
                                         tocar la nota equivocada a veces,
un poco para el oído atento, otro par el ojo avizor.
Aquí arriba, más al norte de las montaña Cabinet,
                                                                                        la Osa Mayor
parece más cerca de mí que el equinoccio, o brilla ya   enjuagada
en el arroyo que huye hacia otra parte y que se sume en la                                                                               maleza oscurecida.

Igual con el paisaje.
                                    El prado, por ejemplo,
tiene dos arroyos que lo cruzan;
se juntan hasta hacerse uno aproximadamente a la mitad.
He aquí el rielar de las escamas y el relampagueo
que encona la luz última,
                                 y prende hogueras en la luna y sus escorias.

En otras ocasiones, parece invisible, o lo parecen,
se mueve lento en ráfagas oscuras
                                    entre las presas que levantan los castores,
cebándose en la sombra del abeto y en la sombra del sauce.
Sobre sus márgenes los ciervos pastan,
                                                           dos coyotes acechan y saltan,
y las nubes van formando sus rebaños como vacas mutiladas.

¿Y esto qué importa?
                           No mucho, a no ser que tú seas uno de los que,
como yo, oye una música en esas cosas, cree,
cuando se pone el sol, o las estrellas,
que la música que están tocando es su canción favorita,
que los instrumentos del mundo heredado
                                                                              tocan sólo para él.

Traducción: Carlos Jiménez Arribas


No hay comentarios:

Publicar un comentario