RAFA CORRECHER

ULISES RECUERDA UNA MIRADA DE PENÉLOPE

La brasa me calienta
las manos como tú solías hacerlo.

La luz de estas palmeras
cubre a mis hombres, los transforma
en fantasmas de sal.

Qué largas son las noches,

hay puentes que las unen,
que nos unen a ellas.

Piso restos salobres, silencios como arañas,
salitre,
derrota
y el hambre que me llega
como el vino caliente de los cuerpos,

y tienes en la boca
esa palabra que me duele
tanto como los cabos que se aferran
a las traviesas.

El juramento y las miradas
tejen caballos blancos
y en la casa de al lado
ese bendito fuego
da calor todavía,
guarda
y condena.

Penélope naciente:
un mar sobre las rocas
y tu apetito un nuevo territorio
donde las piedras simples vuelcan
su espuma en la genista.

Madre y amante entre pinares,
la gana de tenerte sobrevive
y en el origen
mi escritura dispersa
recoge el humo de los signos,


tu mirada. 


Comentarios

  1. Vaya mirada!! cuantas personas (y no digo hombres) querrían vivir por siempre cerca de esa mirada

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. cierto..ahí está su belleza!! aunque las mujeres apenas creemos en lo épico..pq es una absurdez

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIGUEL VEYRAT

DARÍO JARAMILLO AGUDELO

HAIKUS DE GREGORIO MUELAS Y HEBERTO DE SYSMO